Por: Roció Velásquez

 Risa, hoy espántame la tristeza,
dame tu volcán de carcajadas,
truenos espasmódicos… jajaja
con lágrimas soñadas.

Cosquilleas en el ala del alma,
cabalgas en la boca por los dientes,
contagias la virulenta alegría
y los ojos, consientes.

Estanque de los temblorosos ecos
que manan desde la felicidad,
Olvida todo el dolor y las penas
y reina con piedad.

Desgárrame los miedos y
tormentos, amárrate al estómago
y pelea, súbete a los pulmones y
la tráquea y explota con tea.

Serpentea en la lengua danzarina,
escupe chispas de sonrientes ruidos,
bate tambores de ecos cavernosos y
embriaga el aire henchido.

 ¡Oh… brotas, tonta risa, porque sí!
Contagio inoportuno de otra risa
O apareces, burlona en los labios
y hieres por tan postiza.

Te instalas junto a la melancolía
y tratas de velas muda tristeza
con un suspiro que respira astío
y es una vil pereza.

 Riamos hermanos,
riamos a la vida,
somos los únicos
con tal misterio que
podemos tener su aliviado auxilio.

Morteros 01-06-03

Anuncios